14 abril 2019

Anonimato en la red y libertinaje digital




¿Hasta dónde se puede consentir el anonimato en la red para que las personas den rienda suelta a sus frustraciones, odios, mentiras y manipulación? El libertinaje digital es la “enfermedad del siglo XXI”

Hoy en día la información al minuto la seguimos en red por los distintos medios digitales con los cuales contamos. A veces es tanta la saturación que no sabes qué es verdad o mentira. Se necesita de un gran ejercicio mental para no terminar en un laberinto digital. Las tan populares “fake news” son imparables y se pueden convertir en una noticia tan creíble como que la semana tiene siete días.

Finalmente se termina leyendo los medios que dentro de cada opinión son los más creíbles y descartas la paja o aquellos medios que simplemente quieren tener visitas sin importarle la credibilidad. No olvidemos que toda esta maraña digital se mantiene de publicidad, visitas y algoritmos. Por tanto la profesionalidad, cada día más, brilla por su ausencia.

17 agosto 2018

El despertar de mi letargo




Reconozco que llevo mucho tiempo con una sequía mental, en cuanto a opinión, y sobre todo a expresar todo lo que se me pasa por la cabeza.  Las crisis creativas o el modo de vaciar y liberarte por medio de la escritura forman parte del ADN de las personas.  No sirve forzar la máquina cuando no hay manera de desbloquearse. Pienso que simplemente hay que esperar llegue el momento y dejar que las palabras fluyan.

Tengo la cabeza llena de ideas que quiero expresar pero el bloque mental solo me permite pequeños esbozos en hojas de papel para llevar una cronología en el tiempo de todo aquello que escribiré cuando esté de nuevo preparada. Momento que siento está a punto de llegar y reconozco que siento un poco de miedo porque sé que el día que empiece, no pararé hasta  vaciar mi mente de todo aquello que lleva meses y años esperando fluir mediante palabras.

La ventaja que tengo es que yo escribo para mi bienestar y no para que me lean los demás, si lo hacen, bienvenidos sean, pero no es una de mis prioridades. Quiero decir con esto que no busco la aceptación ni el beneplácito ni tan siquiera escribir para generar tráfico, debate e incluso polémica. Hoy en día con el amplio abanico que tenemos para expresarnos,  pienso es un sumidero sin filtro donde se ha dado carta blanca al “todo vale” para escribir, descalificar y soltar todo a golpe de tecla.

19 junio 2018

Esa crisis de los 40




Es llamada familiarmente la crisis de los 40, aunque el periodo comprende desde los 35 a los 45 años, dependiendo de las personas. Y según dicen los expertos, cuando llegamos a ella, es como si pensáramos que hemos recorrido la mitad del camino dejando atrás la juventud y entrando en la edad madura.

Aunque la verdadera realidad es, como iniciar una nueva etapa, que en la mayoría de los casos, no se está preparada. El reloj biológico no puede pararse, es algo inevitable. Miramos hacia atrás y nos gustaría vivir nuevamente muchas experiencias de nuestra juventud. Y somos temerarias ante lo que nos espera en esta nueva etapa de madurez.