26 agosto 2015

Retención de líquidos, trucos para acabar con ella



La retención de líquidos es un problema que atañe a muchas personas, mujeres en especial. El organismo, a través de un complejo sistema de hormonas, está constantemente ajustando los niveles de líquidos para que se mantengan de forma constante. Mayormente se eliminan bebiendo agua, ya que los riñones son los encargados de eliminarla.

El problema viene cuando el cuerpo es incapaz de eliminar todo el líquido necesario, ahí se produce la retención de líquidos. Sus principales síntomas son calambres, debilidad, palpitaciones, hinchazón y malestar general. Aparece la celulitis y un aumento de volumen considerable.




Para las mujeres que tienen problemas con la retención de líquidos, hay una serie de trucos y hábitos que evitarán el problema. Uno de los gestos más sencillos es beberse un vaso de agua nada más levantarse. Puedes echarle un chorrito de limón con el agua tibia y así, se estimularás más la circulación.

El sudar no ayuda a adelgazar. Con el sudor se pierde líquidos que se recupera bebiendo un gran vaso de agua. Sí se pierden toxinas, que es lo que ayuda a depurar el organismo. Al sudar haciendo ejercicio se pierden electrolitos, por lo que es importante hidratarse a medida que se va haciendo ejercicio. Tanto antes, durante y después si el ejercicio es muy largo.

Las posturas son importantes. Si estás sentada, procura mantener los pies algo elevados, usando un reposapiés. Y si por el contrario pasas muchas horas de pie, usa una banqueta para apoyar los pies alternativamente. Además siempre que se pueda hay que realizar un pequeño paseo. Es un buen modo de estimular la circulación y evitar la formación de edemas. Al final del día, procura tumbarte y elevar las piernas para favorecer la circulación.

Ten en cuenta la ropa. Si es demasiado ceñida también contribuye a la retención de líquidos. Hay que prestar mucha atención a la ropa interior, cuyas gomas pueden impedir la correcta circulación de líquidos corporales. Tampoco la ropa debe oprimir las caderas y las ingles, dos puntos clave. Para dormir, pijamas y camisones que sean amplios.