22 agosto 2011

Acontecimientos negativos ‘no, gracias’






Buscar las causas por las cuales se entra en depresión o en un cúmulo de negatividad serían dispares, puede ser cuando muchos hechos o circunstancias se van juntando en nuestras vidas y al no darle salida van haciendo una montaña en nuestro interior. Sumiéndonos en las sombras. Largos años de vida negativa o de ocultar nuestro verdadero ser puede derivar a ello. Después terminas diciendo eso de ‘vaya mierda de vida’.

Pierdes el trabajo, tienes perdidas de dinero, el amor de tu vida se va con otra etc …… son cadenas que nosotros mismos estamos provocando con nuestra actitud de perdedores y de victimas. Y somos los únicos culpables de ello. Nos gusta recrearnos en el pasado y en el dolor. No queremos ir pasando página de todo lo que nos ha pasado. Nos gusta hablar constantemente de ello y ahí es donde estamos frenando la línea de nuestra vida y cortar la negatividad.




Parece que nos sentimos a gusto con ese dolor o ese disgusto e incluso sino sentimos esa angustia que parece nuestra hermana, nos sentimos como desprotegidos. Nos gusta tener a la gente alrededor que se nos compadezca de nuestra desgracia. Nos da la impresión en la mayoría de los casos que es el único modo de llamar la atención de nuestros amigos o familiares. Nos encanta oír eso de “pobrecita”.

No nos damos cuenta que una vez que ha sucedido el hecho que ha roto nuestra estabilidad emocional llevándolo a un estado de depresión, somos nosotros quienes tenemos que cortar ese flujo. Hemos entrado en un camino tormentoso del cual somos nosotros los guías. Y somos los únicos que tenemos la llave para salir, pero no hacemos nada, más que quejarnos de nuestra mala suerte.

Hay que tener en cuenta que si nosotros hemos llegado a ello, es porque nosotros lo hemos atraído hacia nosotros. Somos energía y lo que nosotros somos es lo que nosotros hemos atraído. Si estamos viviendo en un estado de negatividad, solo atraeremos a nuestra vida cosas negativas, si vivimos quejándonos, nos llegarán más motivos para quejarnos.

No es fácil salir de un cúmulo de acontecimientos negativos. Pero se puede salir. Si los tenemos es porque nosotros hemos estado viviendo durante años con ello, incluso desde nuestra infancia y lo tomamos como si fuera nuestra segunda piel, y el día que no nos lamentamos o quejamos por algo, ya pensamos aquello de ‘algo vendrá que me joderá el día’, con esta simple frase, ya estás atrayendo lo negativo.

Nuestros primeros años son los más importantes para marcarnos nuestro camino. Nos guiamos por nuestros padres, educación y sociedad actual. Y nos olvidamos de guiarnos por lo que nosotros sentimos, tenemos tan enterrado nuestro verdadero ser que ya no somos capaces de encontrarlo y si nos salimos de la rueda social, parece que nos falta el aire.

La depresión es una de las actitudes negativas con las cuales se puede enfrentar una persona. Pero es peor no tener intención de salir de ella o al menos de intentarlo. Por lo tanto no te quejes de tu vida si no hace nada para modificarla y cambiar los hábitos, auque para ti sea mejor la queja, la crítica y la no tolerancia a nada.

Hoy en día es la enfermedad más común. La sociedad en la que vivimos no nos deja tiempo para pensar en nosotros mismos ni mucho menos de pensar en nuestro interior, pero si tenemos tiempo para criticar a los demás.
Aunque poco a poco nos estamos dando cuenta que tenemos que cuidar más nuestro interior para tener un exterior bonito. De ahí que se diga que “nuestra cara es el espejo del alma”. No sirve de nada llevar un bonito vestido si por dentro vas de luto o eres como una caja vacia.

Hay que empezar cuidando nuestro interior o recuperando esa luz que siempre nos ha guiado. La fuente de la vida, la esencia más pura del ser. Tenemos que aprender a meditar, a curar nuestras heridas y a tener claridad de pensamientos y sobretodo perdonarnos a nosotros mismos para poder perdonar a los demás.

Hay que aprender a sentir lo que deseamos y sobre todo hay que aprender a no dejar entrar en nuestras vidas la depresión o la angustia diaria que nos lleva a vivir en un estado negativo. Y sobre todo tenemos que aprender a rodearnos de cosas que nos llenen, si no sabes cuales son, comienza a buscarlas o pregúntate y búscalo muy dentro porque tiene que estar ahí, retrocede a tu infancia y piensa en todo lo que te gustaba y querías hacer, y ahí encontrarás tu verdadero ser.

La llave la tienes tú, nadie más con lo cual no esperes ayuda exterior, como mucho consejos porque la vida de cada persona es única y exclusiva y no puede ser igual a nadie ni mucho menos ser un clon.

No hay comentarios: