22 junio 2010

Mucho que contar y nada que decir



No sé el tiempo que hace que tengo este mi rincón y las vueltas que le he podido dar. Y la evolución que ha tenido a lo largo de estos años en los cuales al igual que el blog, yo misma he evolucionado, y si bien siempre he dicho que este rincón es un poco como yo, imprevisible, espontánea y haciendo lo que me da la real gana en el. Me he fijado que últimamente me ha dado por poner artículos de música.

He relegado a segundo plano los cotilleos y me he centrado en mis gustos musicales. Y es que el blog sigue el mismo ritmo que yo. Y como cuando no me apetece decir nada o no me vaga no pongo nada, hoy son simples pensamientos. Quizás mañana ponga algo que me llame la atención. Hoy no.



Si miro la vista atrás podría decir quien te ha visto y quien te ve. Si mis colegas se enteran que tengo un blog en la red, no les sorprendería en absoluto, y como no soy dada a espolvorear en mi entorno lo que hago o deshago por estos lares, como dice mi cuñado, ‘me la pela’ si lo leen o no. Que soez de vocablo como diría aquel pero que bien suena.

La peña se rompe la cabeza por posicionar sus blogs y que sean el más leído y a mi todo eso, me la trae al pairo. Es mi blog y mi único cometido es tenerlo de conejillo de indias que me ha servido para soltarme en el mundo de las bitácoras. Por Dios si cuando yo nací teníamos un canal en la televisión censurado y otro a horas contadas. Con leerlo yo cuando sea una ancianita y mis descendientes me basta.

¿Y ahora? Si lo niños nacen con portátil debajo del brazo y cuentan la vida y milagros por milésimas de segundos en las redes. Personalmente me parto (la caja) como dicen por ahí, leyendo comentarios ¿cotilla? No en absoluto, soy curiosa cuando tengo tiempo y me vaga, y me sirve para mis historias y mis libros. Hago un modo de estudio, no critico, solo observo. Ya que mi premisa es vive y deja vivir y cada cual que haga o que le venga en gana. Como yo. Aunque tengo que reconocer que todo es una fuente de información y de aprendizaje.

Un día de estos necesitaría procesar toda la información que puedo llegar a leer. Ya que mi problema es que comienzo buscando algo puntual y termino leyendo el último marcianito descubierto en no sé que planeta sideral. ¿Eso es normal?. Supongo que si, y si así no fuera, pues eso como dice mi cuñado…..

Y eso que no tenía nada que contar. Siempre hay algo que contar y sin hablar de música, cine, cotilleo o puñetas varias que me llamen la atención. Mi vida si me llama la atención. Quizás me de ahora por poner más pensamientos de estos. Mola.



No hay comentarios: