14 noviembre 2014

Menopausia: síntomas y hábitos saludables para afrontarla mejor


Menopausia: síntomas y hábitos saludables para afrontarla mejor

Hay momentos en los cuales, la menopausia provoca una alteración considerable en la calidad de vida de la mujer. No es que sea nada serio ni grave, porque la menopausia no es una enfermedad.

Uno de los síntomas por los cuales pasan muchas mujeres es sufrir irritabilidad y tristeza, e incluso sentirse más sensible de lo normal. Es un síntoma del todo normal, por lo tanto, no hay que preocuparse, al no ser que derive a trastornos más serio como la ansiedad o la depresión.




Estos momentos de tristeza e incluso irritabilidad ocurren por el descenso de los estrógenos que reduce la producción de dos hormonas: endorfinas, que son las encargadas de aumentar el bienestar, y la serotonina, la encargada de regular el humor, por lo que también puede afectar nuestro estado de ánimo.

Para estos casos, la mejor técnica es la relajación, como el yoga o el taichí, combaten la ansiedad y contribuyen a conseguir el equilibrio, tanto físico como emocional. Recuperar antiguas aficiones o incorporar otras nuevas, como el deporte, la pintura, el baile, etc, nos ayudará a reencontrarnos con nuestra propia identidad. Si la tristeza persiste, puede ser conveniente acudir a un psicólogo.

También es posible con la menopausia que el cuerpo cambie, y los kilos de más tendrán una mayor tendencia a incorporarse en la zona lumbar. Esto ocurre porque las hormonas también son responsables de la distribución de la grasa en el organismo. Además, con la edad el metabolismo se ralentiza quemando las calorías con mayor lentitud.

La solución no es someterse a dietas estrictas que únicamente nos permitirá perder peso de forma puntual, sino en cambiar nuestros hábitos dietéticos de forma definitiva. Pautan tan sencillas como sustituir la carne roja por el pescado, el embutido por queso fresco o fiambre de pavo. Los alimentos refinados por los integrales y la bollería por la fruta nos ayudarán a recuperar la línea.

El ejercicio no puede faltar, al menos de forma regular. Tres veces por semana o las caminatas diarias, media hora diaria como mínimo, nos ayudará a quemar calorías y a estimular el metabolismo.