13 mayo 2014

No sin mi móvil ¿Padeces de nomofobia?



No puedo poner en duda que las grandes tecnologías nos hacen la vida más fácil y nos ofrecen infinidad de puertas y facilidades en el día a día. Lo anormal sería padecer este nuevo síndrome llamado ‘nomofobia’ que es sufrir esa ansiedad, estrés o incluso alteraciones del estado de ánimo por no tener el móvil disponible. 

Se podría decir que es un modo de ser esclavos del móvil y más en concreto de los smartphone, esos dispositivos que te permiten estar conectada constantemente a las redes sociales y la mensajería instantánea




El término, cómo no, inglés, se deriva de la expresión ‘no- mobile-phone-phobia’ y del estudio en el cual se vio el comportamiento que sentían algunos usuarios de móviles cuando salían de su casa sin el dispositivo, o no tenían cobertura o simplemente se les agotaba la batería. El escenario evidentemente no fue nada bueno, todo ello se plasmaba en ansiedad y estrés. Lo cual significa que es una nueva patología que nos ha traído las nuevas tecnologías móviles y de ahí se conozca como nomofobia.

Todo esto nos deriva a lanzar una alerta como precaución y asegurar que los móviles son una herramienta en muchos casos necesaria, pero de vez en cuando hay que desconectar para precisamente no entrar en este tipo de adición, y que evidentemente las compañías no lo ponen nada fácil. Sobre todo en los adolescentes, el sector más vulnerable,  ya que éstas compañías no dejan de lanzar aplicaciones y sobre todo elementos adictivos para su uso constante. Claro que, también la población adulta tiene especial relevancia y entra dentro de la nomofobia.

Aún  así los expertos no sabrían definir de forma exacta cuál es la frontera entre el uso y el abuso de este tipo de terminales. Aunque si nos ponemos en situación o viendo los toros desde la barrera sabríamos definirlo. 

Por ejemplo, imaginaros un grupo de amigos que quedan para tomar unas cañas y charlar pero ves que están más pendientes del móvil o de la mención de turno que de la propia conversación ¿Sería adición? O por ejemplo, lo vemos a diario infinidad de personas que van por la calle andando a la vez que teclean en el móvil sin levantar cabeza y lo más importante, sin prestar atención si tienen una farola delante o se saltan el semáforo en rojo. Obviamente hay un problema de adicción.

En cuanto al modo de poderlo prevenir ante nuestros hijos, otro sector muy vulnerable, es predicar con el ejemplo. No hagas delante de ellos lo que tú no quieres que ellos hagan después. Los niños son los mayores imitadores de todo lo que hacemos porque son como esponjas. Por lo tanto, si a la hora de la comida estamos con los móviles como si fuera la cuchara y mirando más la pantalla que el plato… ¿qué pensareis harán después ellos?

Si por el contrario piensas que padeces de nomofobia tras leer este artículo, lo mejor es que vayas cambiando los hábitos poco a poco. Evidentemente la primera regla es tener intención de rebajar las ‘visitas’ al móvil y rebajar el estado de estrés y ansiedad si no lo tienes activo o se te ha olvidado en casa. Si por tu cuenta no puedes, acude al especialista, que ya los hay.

Y como siempre digo, las nuevas tecnologías están muy bien y son productivas siempre y cuando no nos olvidemos de que somos personas y necesitamos de ellas en un ‘cara a cara’ para socializar, si perdemos esto, dejamos de ser personas para ser dominadas por las tecnologías.

No hay comentarios: