12 mayo 2014

Crisis de valores en el mundo laboral femenino


Hoy comienzo con un tema de máxima actualidad, pero que, no suele ser noticia. Pasamos por una inmensa crisis laboral, económica y sobre todo social, y lo más triste es que no hay remedio inmediato, todo lo contrario, porque también se une la crisis de valores.

En estas semanas que han sido un ‘ir y venir’, explorando nuevos terrenos he comprobado varias ofertas laborales anunciadas en distintos diarios y prensa especializada para tal fin, porque había algo, que no terminaba de creer. 

La mujer si quiere llevar unos euros a casa tiene que buscarse la vida en cualquier tipo de empleo que no se requiera de mucha especialidad pero sí, de alta responsabilidad. Servicio doméstico, limpiadoras, cuidadora de niños, de ancianos … etc. Algo con lo que se pueda pagar las facturas a fin de mes, que es en definitiva de lo que se trata. ‘Buscarse la vida como sea’.



Sin embargo resulta curioso saber –así lo he podido comprobar- que cuando ves una oferta de este tipo y tienes la suerte de que te llamen o te envíen un mail, compruebas cómo las exigencias son superiores a cualquier empleo medianamente cualificado ¿Nos hemos vuelto locos, sibaritas ...?

Me explico con un anuncio estándar: 'Señora que busca una persona para cuidar niños –si sabe idiomas mejor-, a la vez que realiza tareas domésticas'. Compruebas anonadada que te piden ‘estudios superiores’, ‘buena presencia’, ‘CV’, y sobre todo estar ‘licenciadas’ en Jardín de Infancia u otra clase de estudios, que ya me diréis a mí para limpiar una casa que carrera universitaria se necesita. Me quedé tan impactada que incluso pregunté si realmente había una carrera para ejercer el servicio doméstico y no me había enterado….

¿Hemos perdido los valores o el norte?

Esa es la gran pregunta. Porque puede pasar que te pidan un mínimo de experiencia dentro del campo (servicio doméstico) ¿pero buena presencia? ¿Carrera universitaria? Con tantas exigencias puedes pensar que pagarán un gran sueldo y tendrán todos los derechos, o que la ofertas es para un importante ‘personaje’. No es así. Exigen, pero quieren pagar cuatro euros y trabajar más de una jornada laboral normal, y tener las licenciaturas en lavado, plancha, cocina ... y no sé cuantas cosas más. Os aseguro que es real y está pasando en nuestro país.

Por lo tanto, después  de estas indagaciones he llegado a la conclusión que en el tema laboral hemos pasado la barrera de las exigencias en estos sectores, y se ha perdido el norte y los valores. Porque me puedo plantear que eso de ‘buena presencia’ me suena algo oscuro, porque eso de ‘titulación universitaria’ me suena a ‘quiero y no puedo’, y porque me parece que para limpiar y atender una casa particular, lo más importante es la experiencia en el sector sin importar si eres licenciada en Derecho. Ya que con referencias de trabajos anteriores es más que suficiente para que una mujer pueda acceder al sector ‘servicios’.

Evidentemente todas las crisis –incluso esta- son cíclicas y si bien hay muchas mujeres que están accediendo a este tipo de empleos como único recurso para sobrevivir, si tienen la suerte de ser llamadas, en el momento que encuentren un empleo de su especialidad o relacionado con sus carreras se irán, y entonces se volverá al principio y las altas expectativas tendrán que bajar muchos enteros. Al menos así debería de ser.

Lo dicho a esta crisis hay que sumarle otra, la crisis de valores en las personas. Triste pero cierto. Otro día –cuando termine la investigación- hablaré del resto de los trabajos que también hay tela para cortar.

No hay comentarios: