19 abril 2014

Cultura de empleo: trabajos precarios y empleo temporal

Cada vez que la ministra Fátima Báñez anuncia que estamos saliendo de la crisis, a nivel empleo, es como para salir corriendo o molestarse en constatar realmente los datos y ver la verdadera realidad. 

Algunos empresarios están contentos con la nueva reforma laboral, la cual les beneficia a ellos, pero perjudica al trabajador, el cual cada vez tiene un empleo más precario, en el que trabaja más horas por menos sueldo. Los contratos son temporales, y cuando le has sacado las castañas del fuego al empresario (con sus beneficios) te manda de nuevo al paro.

La nueva cultura de empleo se caracteriza por la precariedad laboral, y trabajar más horas que un chino. Son muchas voces las que se alzan asegurando que este gobierno quiere sacarnos de la crisis, a base del esfuerzo de los curritos que trabajan por un sueldo equiparable, al de hace dos décadas, o más. Así, el gobierno no atajará el problema del paro. Igual pasó con los bancos, a ‘ellos’ los rescataron y dejaron tiradas a las personas. Siempre pagan el pato los mismos. Las personas.


También comienzas a oír (la gente ya alza la voz) que están hartos de la crisis, crisis y más crisis pero los empresarios tienen ganancias. Se abaratan los sueldos y se multiplican las horas laborales, de las cuales, parte de ellas no las declara el empresario, porque los seguros ‘son muy caros’, y te pagan, con un poco de suerte a mitad de mes porque no tiene fondos. Pero luego sin embargo, tiene dinero para comprarse un coche nuevo, viajar por medio mundo, o irse todos los días de cena. No quiero generalizar, pero seguro que todos conocemos casos similares ……. 

Si esos es avanzar ….. Más bien es un retroceso en la sociedad laboral (como en todos los sectores), donde los jóvenes y los menos cualificados poco más que están quedando fuera del mercado laboral y abrirá una enorme brecha social. Afloran los empleos limitados en el tiempo y con mano barata hasta sacar la producción temporal. Dicen que los mayores de 45-50 años difícilmente podrán encontrar un empleo. 

A este paso, tampoco se conseguirá reducir la tasa de desempleo del 25%. Porque cuando un parado encuentra trabajo, mayormente es temporal (tres meses a lo sumo), cuando le ha sacado la producción del empresario, lo devuelven al paro. Y así sucesivamente dentro de la rueda.

Esta reforma laboral y el abaratamiento del empleo, no conseguirá reactivar la economía doméstica. Con un trabajo temporal, precario e inestable, no hay familia o persona que se arriesgue a gastar más que lo justo y necesario. Porque la clase media, tal y como la hemos conocido, tiende a extinguirse como los dinosaurios.

Por lo tanto con esta nueva cultura de empleo que más bien parece estar sentenciada en el tiempo, y tanto canta la ministra Fátima Báñez. Como medida solo nos queda pedir tener las suficientes fuerzas y energía para soportarlo. Al menos hasta que un iluminado consiga romper esta espiral de la cual, el ciudadano normal es quien está pagando la crisis en todos los sentidos. Estamos solos en esto, porque no veo a nadie en condiciones de poner las cartas encima de la mesa y pelear por las personas.

Tampoco creo el ciudadano, a estas alturas, crea que estamos saliendo de la crisis, quizás de la recesión, pero mientras el empleo siga siendo precario y temporal, no podemos cantar victoria, como mucho encomendarnos (los más creyentes) a la Virgen de Fátima, no a la ministra.

No hay comentarios: