16 marzo 2014

China tiene nombre de mujer


Recibiendo todavía los últimos coletazos en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, China es uno de los países en los cuales la mujer ocupa el 51 por ciento de los puestos directivos en manos femeninas, y sus fortunas las sitúan a la cabeza de las más ricas del mundo. Es un dato curioso si tenemos en cuenta que en España es mucho más difícil encontrar a mujeres al mando, que están ocupados por hombres en cuatro casos de cada cinco.

¿Dónde está la razón para existir esta paridad ejecutiva china? La política del hijo único juega en parte a favor de la paridad en los puestos directivos en China. Mientras el desarrollo profesional de la mujer occidental se ve afectado por quedarse embarazada dos o tres veces, tras tener el primer hijo, una mujer china difícilmente volverá a recurrir a una baja maternal. Aunque no es el único factor. Varias empresarias de primer nivel asiático apuntan a la política educativa como un aliado de las mujeres, cuyo poder crece cada año en China.


Desde la fundación de la República Popular de China en 1949, el Gobierno ha apostado por la política de igualdad, por lo que durante los últimos 60 años se ha producido un desarrollo económico y social del país, y las niñas que han nacido bajo la política del hijo único han accedido a educación y no se han dedicado solo a tareas del hogar.

También aunque es relativamente pequeña, comienzan a destacar mujeres entre las personas más ricas  de China. Muchas de ellas corresponden al sector inmobiliario –muy pujante en el gigante asiático- y otras tantas son fundadoras de las empresas que dirigen. Destaca el caso de Zhang Xin, la tercera mujer más rica del país según la revista Forbes, y una de las 50 más poderosas del mundo.

No hay comentarios: