23 marzo 2014

Baja el precio de la vivienda con matices


Llevo toda la semana leyendo en los distintos diarios y con grandes titulares que la vivienda ha tenido una bajada de precio estimada en un 27% e incluso un 45%, hasta el punto de estar en los valores del 2004 ¿En serio? No es lo que opina el ciudadano 'de a pie' que está buscando una vivienda asequible, sin estar hinchada (todavía) por la burbuja inmobiliaria.

Estos titulares nos pueden engañar un poco al ciudadano que no entendemos de estadísticas y  más bien nos guiamos por el valor ‘real’, y esos ceros que ponen tanto las inmobiliarias como los particulares para ‘deshacerse’, de un piso que en la mayoría de los casos es una carga considerable para una familia.



Puede ser, que ciertos inmuebles hayan bajado considerablemente, aunque habría que matizar y dar datos más reales. Depende del tipo de vivienda y sus calidades, depende de la zona y depende de la urgencia con la cual un propietario quiere vender su vivienda, eso sin olvidar si la vivienda pertenece al banco, y a qué tipo de banco.

Un caso muy común que nos podemos encontrar hoy en día es el siguiente: familia en paro y sin recursos. Para hacer frente a la hipoteca o las grandes letras bancarias opta por vender su vivienda antes de que se la quite el banco. Evidentemente, lo mínimo que pretende este tipo de perfiles es venderla por el valor de la hipoteca. Ahora bien, hace 5-7 años, el crédito salía del grifo como el agua, sin más, y las viviendas duplicaron e incluso triplicaron su valor por m2. Esta familia intenta vender la vivienda por el mismo precio que la compró, algo inviable por completo. Años atrás el banco te daba el cien por cien de la hipoteca, más un ‘colchón’, como ellos lo llamaban para gastos. Evidentemente esa parte no entra dentro de la hipoteca, y todos sabemos que los primeros años amortizamos intereses y muy poco capital. Por lo tanto, esa familia que quiere deshacerse del piso, agotará todos los recursos y no bajará el valor del piso.

Sin embargo el que quiere vender un piso para especular y hacerse con unos miles de euros, sin necesitar el dinero, como no tiene prisa por vender, no bajará el valor de la vivienda esperará a que nuevamente los precios se estabilicen, cosa que no debería de ocurrir, porque si bien ahora estamos a niveles del 2004 (como dicen las estadísticas), ni la banca quiere perder (todo lo contrario), ni el propietario quiere vender el piso por debajo del valor de su hipoteca, así como tampoco el que quiere especular, está dispuesto a no ganar en la venta. Es por lo tanto la pescadilla que se muerde la cola. 

El mercado inmobiliario de la oferta y la demanda se puede decir está paralizado por completo, por que a parte de toda esta guerra de precios, al no ser que se tenga una solvencia importante en el caso de encontrar un piso asequible, el crédito hipotecario está prácticamente paralizado. Pero esto es otra historia o mejor dicho tiene cavidad para otro post.

No hay comentarios: