22 abril 2011

Cambios cambios y más cambios




Tampoco sabía como poner título a estos mis pensamientos que están agolpados en mi mente y piden paso para salir. Sigo siendo una inconformista. Quizás todo sea fruto de seguir buscando eso que anhelo que no sepa que es pero sé que está ahí. El día que logre poner mis pensamientos en orden será la mujer más feliz del mundo.

Desde que tomé la decisión de llenarme sólo con lo que me aportaba algo positivo a mi vida, el viaje es una constante de curvas y pocas rectas. Es como cuando cojo el coche sin rumbo fijo y no sé hacía donde me llevará pero termino siempre en un punto. La única diferencia es saber que sigo sin un parar y descartando lo que con el tiempo no me aporta nada.



Cada cierto tiempo, termino descubriendo que lo que hago no termina de llenarme ni de ilusionarme al cien por cien y por lo tanto se 'barrunta' un cambio. Ahora por ejemplo, tengo un cambio laboral., bueno más que un cambio es otro más Sé que no es el definitivo pero, todo es experiencia que me sirve para ir tachando y poniendo cruces en mi diario y cómo no para seguir viviendo que la verdad, desde que cambié el chip siempre tengo todo lo que necesito. No me puedo quejar, me busco o me llegan oportunidades que me permiten vivir.

Lo único que puedo decir realmente es que soy inconformista, como una pulga que no para y para nada dada a las rutinas que me aburren sobremanera. Mi mente activa constantemente no me permite tirar la toalla tan fácilmente y resignarme como la mayoría de los mortales y posarme a ver pasar los días sin pena ni gloria y esperando un milagro que nunca llegará si tú no estás dispuesto a ceder terreno.

Me gusta luchar por mis sueños y por todo lo que me llena es la esencia de toda la vida es avanzar en ese punto me encuentro. Hay momentos en los cuales podría echar raíces en un punto, pero como sé que no serían duraderas sigo con el depósito lleno para salir corriendo en cualquier momento. Ya llegará el tiempo en el cual encuentre mi paraíso y entonces descansaré. Mientras tanto me encanta seguir descubriendo cosas distintas y explorando rincones que estaban tapados. La esencia de mi vida consiste en explorar, disfrutar con las pequeñas cosas y no darle importancia a lo que no es de mi incumbencia o no va con mis ideales. Sí, por mi como si se matan, pero terminó el tiempo de ir de Juana de Arco y debatiendo a diestro y siniestro.

Conectar realmente con ese otro 'yo interior' que todos llevamos, no es fácil, scada persona tiene que buscar sus herramientas, ya que se necesita de un proceso y sobre todo de constancia, pero desde que consigo conectar con las pequeñas cosas que antes pasaban desapercibidas para mi, mi vida es casi perfecta. Hay veces que me equivoco y lo que antes me hundía o me hacía tirar la toalla, ahora es experiencia y siempre le encuentro el lado positivo o la enseñanza, todo tiene un por qué. Desde que decidí dejar los miedos atrás y debatir lo que no entendía y tan sólo dejarme fluir, mi vida se puede decir que es de completa felicidad pero ‘incompleta’.

Y en esa búsqueda estoy, bueno no es búsqueda, ya que no es cuestión de buscar es cuestión de dejarte llevar por lo que sientes y estar dispuesta a recibir. Y lo más importante que he aprendido, no importa tus sueños, no importa que encuentres curvas, lo importante es la constancia y saber que hay algo más y tener una actitud positiva siempre. Mis amigos dicen que soy una ‘vieja loba de mar’. No es así, sólo intento encontrarme de nuevo como cuando era una adolescente y no tenía mi mente infectada de tanta historia, es cuestión de dejar ir lo inútil, lo viejo y vivir el día a día.

Para ello, me rodeo tanto de personas que piensan y sienten como yo y no permito que mi mente se infecte con tonterías, chorradas y pozoña que no me llevan más que a desequilibrar mi status. Yo no puedo cambiar el mundo, pero yo si puedo cambiar la forma de ver el mundo y hasta la fecha me está aportando más beneficios que años atrás.

Ahora, valgo más por lo que callo que por lo que digo y aún así, todavía sigo aprendiendo y lo más importante es que me gusta vivir.

No hay comentarios: