21 agosto 2008

La tragedia en Barajas salpica a Salamanca

Quien iba imaginar que apenas hace 24 horas cuando empezamos a ver las primeras imágenes de fondo a través de la pantalla de la TV íbamos a formar parte de una de las historias mas trágicas de la historia de la aviación Española en los últimos 20 años.

No pretendo entrar en la morbosidad de la tragedia ni en la noticias que han corrido y seguirán corriendo durante un tiempo. Pero si puedo decir que apenas en los primeros momentos de caos de confusión y de falta de información. Alguien de mi entorno dijo: “SOS catástrofe aérea”. Y entonces salto el dispositivo mediático y en espera de … Después vas viendo las noticias a medida que van llegando y te quedas consternado, atónito e impotente a medida que van llegando las confirmaciones. Y en primera instancia intentas saber quien iba en ese vuelo. Y esperando que nadie de tu entorno estuviera en el. Incluido nuestro amigo que es piloto de Spanair y gracias a Dios no iba en ese vuelo.

Hoy es un día muy duro, el primer día de los tres días de duelo que se han decretado. Y en concreto es un día de luto en Salamanca y parte de la Comunidad de Castilla y León.

Cuatro de los seis Salmantinos que viajaban en el vuelo de Spanair JK5022 eran naturales “La Fregeneda” un precioso pueblo de los Arribes.
Una familia entera que se disponía a regresar a Canarias después de pasar unos días de vacaciones en su pueblo natal. Ayer regresaban a Las Palmas donde vivían desde hacia casi veinte años.
Entre los 153 muertos se encuentran Amalia Filloy Segovia de apenas 40 años de edad y su hija. Su marido Jose Alonso funcionario de prisiones es uno de los 19 supervivientes así como otra de sus hijas que se encuentran ingresados en el Hospital de La Paz.
Otros dos Salmantinos una pareja joven que vivía en la capital, ella profesora y el técnico de “Agrosalamanca”. Tomas Sánchez Bernal y Teresa Hernández Martín dejan un niño de corta edad que no viajaba con ellos.

La Comunidad de C y L ha perdido a 17 personas en el vuelo de Spanair. Tres de ellas eran de Toro un pueblo de Zamora que ha suspendido sus fiestas como duelo a las familias de los afectados. Entre los cuales se encuentran la mujer y la hermana del dueño de la empresa Pevafersa. Estas personas se dirigían a Canarias por motivos de negocios.
Cuando me entere de la noticia verdaderamente tuve un sentimiento de impotencia puesto que conozco muy bien esta empresa su contenido y sobre todo la bella mini ciudad de Toro.

Segovia,León, Palencia … y un largo etc de personas no ya de Castilla y León, sino de distintos puntos de la península y en concreto de Canarias de donde han sido los mayores afectados.

Desde Salamanca salio un dispositivo especial de respuesta compuesta por dos ambulancias que se personaron en el lugar del siniestro, un camión de comunicación y coordinación y 20 voluntarios preparados y con experiencia en grandes catástrofes.

No voy a entrar en más detalles sobre este suceso que ha conmocionado a España y parte del mundo. Hoy y durante tres días habrá duelo por las victimas sus familiares y amigos. Debemos respetar su dolor y no hacer que incremente más su tristeza con noticias, hipótesis y testimonios desoladores. Puesto que los testimonios son y serán traumáticos durante mucho tiempo. Y por mucho que estemos conmocionados hoy mañana y dentro de una semana para nosotros la vida sigue. Sin embargo para los familiares el 20 de agosto del 2008 será un día negro para el resto de su vida, ellos son las verdaderas victimas.

Desde aquí y por la parte que nos ha tocado en la provincia mi sincero pésame a todos las victimas y mis mejores deseos por la pronta recuperación de estas dos y el resto de los supervivientes que ayer volvieron a nacer.
Los testimonios son y serán durante un tiempo desoladores, respetemos su dolor al menos en estos días.

Ya habrá tiempo de hablar de las hipótesis que produjeron esta catástrofe y cual fue la verdadera razón por la cual el vuelo JK5022 de Spanair, tuviera en un primer momento un aborto de despegue, solvento el problema con el protocolo en esos casos y se dispuso a despegar de nuevo por la pista 36 de Barajas.
Las cajas negras serán las que nos den las causas del porque al vuelo JK5022 se le prendió el motor izquierdo a 300 km/h y a 60 metros del suelo haciéndole escorar y provocando que el avión impactara y se desintegrara practicamente en el campo arbolado de las inmediaciones de la pista. Dejando un balance de 153 victimas y 19 supervivientes.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aprendi mucho